6 Desafíos para desarrollar estrategias de sustentabilidad en tu organización  

¿No tienes tiempo para construir los documentos del Sistema de Gestión?

Kit de Certificación ISO 22000:2018

Kit de Certificación ISO 9001:2015

Kit de Certificación ISO 27001:2013

Estrategias de sustentabilidad

 

Las organizaciones sostenibles ambientalmente están mejores preparadas para responder de forma asertiva y eficiente a los desafíos económicos que impone el actual mercado cambiante.

 

La adopción de estrategias de sustentabilidad dentro de tu modelo de negocio puede garantizar el éxito a corto y largo plazo de tu organización, sin embargo, durante la planificación y puesta en marcha de estas estrategias es posible que debas afrontar algunos desafíos importantes.

¿Quieres saber cuáles son estos desafíos?  Sigue leyendo para conocerlos y aprender a superarlos de forma exitosa.  

 

¡Empecemos!

 

Número 1. Formular estrategias de sustentabilidad con enfoque de gestión de riesgos y oportunidades.

 

Es indispensable que tu organización gestione los riesgos y aproveche las oportunidades, situando la sostenibilidad en el núcleo de su modelo de negocio. Sin embargo, para ello tendrás que afrontar un gran reto: el dinamismo económico.

 

Ante los cambios abrumadores del mercado debes replantear tus estratégicas de gestión y racionalizar la responsabilidad ambiental corporativa en métricas claras, acciones precisas y desempeño cuantificable. Algunos aspectos que puedes considerar dentro de la gestión de riesgos y oportunidades de sustentabilidad son:

 

  • Adoptar estrategia de mejora centradas en factores de sustentabilidad que fortalezcan el desempeño y desarrollo del negocio.

 

  • Desarrollar mejores prácticas de gestión de riesgos de la sustentabilidad a través del uso de nuevas tecnologías que faciliten la identificación y el control oportuno de peligros y oportunidades en los procesos.

 

  • Fortalecer las competencias del personal para responder oportunamente a emergencias ambientales y garantizar tanto la continuidad del negocio como la resiliencia operacional.

 

Número 2. Acompañar la transición hacia las estrategias de sustentabilidad.

Después del replanteamiento estratégico con enfoque de gestión de riesgos y oportunidades, tu organización debe implementar acciones concretas que le permitan apoyar y guiar al equipo de trabajo durante el proceso de transición hacia estrategias de sustentabilidad. Para ello puedes tener en cuenta:  

 

  • Nuevas mejoras en los procesos e inversiones. Puedes optar por tecnologías limpias, gestión de residuos, eficiencia energética, etc.

 

  • Medidas de sustentabilidad que faciliten rediseñar los productos y servicios para desvincular los procesos de los impactos ambientales.

 

  • Modelos comerciales que permitan capitalizar la sostenibilidad.

Debido al surgimiento de nuevos modelos de negocio es conveniente que tu organización desarrolle una transición sostenible para que las medidas adoptadas sigan siendo eficientes.

 

Entonces, ¿Cómo puedes avanzar hacia esta transición? La mejor forma de hacerlo es a través del replanteamiento de estrategias sustentables que permitan detectar riesgos y oportunidades a lo largo de la selección de materiales, el diseño y desarrollo de productos.

 

También debes capacitar continuamente a tus empleados y crear una cultura organizacional que promueva la prosperidad económica del negocio sin afectar el medio ambiente.

Número 3. Operacionalización efectiva de las estrategias de sustentabilidad dentro de los procesos.

 

Incluso cuando tu organización siga una estrategia de sustentabilidad claramente definida, con frecuencia encontrarás desafíos a la hora de implementar cambios en las operaciones diarias.

 

Una de las principales barreras que debes superar es la poca disponibilidad de recursos por falta de compromiso de la alta dirección. Sin el apoyo de esta parte es imposible lograr que las estrategias de sustentabilidad se integren de forma consistente dentro de la cultura organizacional.

 

Para combatir este problema asegúrate de mostrarle a la dirección todos los beneficios de la sustentabilidad, que se extienden más allá del cumplimiento y obligatoriedad.

Si inicias generando conciencia en la dirección sobre la importancia y necesidad de acciones que promuevan la continuidad del negocio sin alterar el equilibro del medio ambiente, las estrategias de sustentabilidad serán exitosas.

 

Número 4. Desarrollar métricas de sustentabilidad que permitan controlar el impacto ambiental.

 

Medir el impacto ambiental de tu negocio te ayuda a identificar errores, implementar controles eficientes y mejorar continuamente los resultados del sistema, pero ¿Cómo puedes medir la sustentabilidad? Lo haces a través de los objetivos.

 

Los objetivos ambientales son los puntos de referencia que te permiten cuantificar la sustentabilidad, por lo tanto, deben ser medibles y monitoreados de forma continua para determinar qué funciona y qué no. Si un objetivo no funciona según lo planificado, debes ajustarlo en consecuencia.

Ahora bien, ¿Con que frecuencia debes medir la sustentabilidad? Bueno, las mediciones deben ser regulares, por lo que la típica vez al año no es suficiente. Tus objetivos tienen que rastrearse mínimo cada tres meses.

 

Ya que la medición y el seguimiento frecuente del impacto ambiental te permiten actuar de forma rápida y en función de los resultados de sustentabilidad más recientes, tus esfuerzos deben centrarse en plantear objetivos medibles y mantener la transparencia y trazabilidad de los datos.

 

Número 5. Lograr que los esfuerzos corporativos se centren en las estrategias de sustentabilidad.

 

Muchas veces la alta dirección subestima el trabajo que implica la sustentabilidad, ignorando que el personal responsable del desarrollo de estas estrategias debe cumplir tanto con las responsabilidades propias de su trabajo como con las nuevas del Sistema de Gestión Ambiental.

 

También es común que los compañeros y colegas no demuestren interés o menosprecien la importancia de la sustentabilidad, por lo que la tarea es mucho más desafiante.

 

Así las cosas, los resultados pueden ser catastróficos para todos. Cuando las estrategias de sustentabilidad están a cargo de unas pocas personas, lo más probable es que se acumulen obligaciones hasta que sean inmanejables. Los resultados positivos o negativos afectan a toda la organización, así que presta especial cuidado a este detalle.

 

Lo ideal es que todo el personal incluida la alta dirección se empodere de la sustentabilidad, centrando los esfuerzos en su implementación y mantenimiento exitoso.

Para lograrlo, asegúrate de sensibilizar a la alta dirección, el personal y demás partes interesadas sobre la cantidad de esfuerzo que amerita la sustentabilidad. Así mismo, procura empezar con las cosas más simples para que logres obtener resultados inmediatos que motiven a toda la organización.

 

Número 6. Liderar de forma proactiva las estrategias de sustentabilidad.

 

Liderar la sustentabilidad no es tarea fácil: debes tomar decisiones en consideración de los ideales de tu equipo y hacer malabares para cumplir las múltiples responsabilidades asignadas.

 

Como el líder también es tu obligación delegar tareas a otros, especialmente si quieres cumplir con todo y hacerlo bien. Para esto, la clave es capacitar al personal en lo que necesitan saber, evitando delegar responsabilidades al azar y esperar a que se hagan.

 

Los líderes de tu organización deben entender que antes de llevar el cambio a toda la organización deben empezar por sus áreas o equipos, así se previenen cargas mentales y perdida de motivación.

Cómo debe ser una estrategia de sustentabilidad

 

Una buena estrategia de sustentabilidad debe ser eficaz e involucrar a toda la organización. No es suficiente con diseñar un plan y documentarlo, todos deben alinear sus esfuerzos hacia una misma dirección.

 

Algunas bases importantes que puedes incluir dentro de tus estrategias de sustentabilidad son:

 

  • Gestión de residuos. Es uno de los puntos clave para reducir el impacto ambiental a través del reciclaje y la valorización. Te ayuda a controlar el uso innecesario de papel, plástico, energía, etc.

 

  • Gestión energética. Te permite reducir el consumo de electricidad, agua y gas, reduciendo los costes, las emisiones atmosféricas y el consumo de recursos naturales.

 

  • Gestión de riesgos. Mediante este proceso puedes identificar y controlar los riesgos, favoreciendo el mantenimiento de los sistemas e instalaciones.

 

  • Alianzas verdes. Tus proveedores deben operar bajo principios ambientales que coincidan con tus políticas organizacionales.

Conclusión

 

La gestión de la sustentabilidad implica varios desafíos organizacionales. Por un lado, tendrás que lidiar con personas reacias a comprender la importancia de la gestión ambiental y por otro, deberás luchar por el reconocimiento y la aceptación de las distintas áreas de tu negocio.

 

No obstante, estos desafíos se pueden superar siempre que establezcas las bases de tus estrategias de sustentabilidad desde arriba. Una vez lo logres, el resto encajará fácilmente.

 

No olvides que tu organización debe tomarse en serio la sustentabilidad y dejar de verla como un riesgo empresarial. En adelante, visualízala como una gran oportunidad de innovación y desarrollo, con la que contribuyes a mantener la supervivencia y el crecimiento de tu negocio en un entorno más competitivo y responsable.

 

Si este post te ha sido de utilidad me gustaría que lo compartas en tus redes sociales.

 

¡Nos vemos en breve!

Talvez te interese leer más sobre:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *