Qué son los mantenimientos preventivos y por qué debes implementarlos en tu organización

¿No tienes tiempo para construir los documentos del Sistema de Gestión?

Kit de Certificación ISO 22000:2018

Kit de Certificación ISO 9001:2015

Kit de Certificación ISO 27001:2013

Aunque las fallas de los equipos no se pueden eliminar por completo, existen alternativas que reducen significativamente los daños prematuros, los riesgos a empleados y las grandes pérdidas financieras.

 

La mayoría de problemas operativos con frecuencia se relacionan a pequeños errores prevenibles, sin embargo, muchas organizaciones invierten gran parte del tiempo de su personal técnico en mantenimientos reactivos en lugar de mantenimientos preventivos.

 

En este sentido, los incidentes, las pérdidas y los contratiempos más destructivos para una organización son el resultado de fallas en el sistema de mantenimiento y comunicación interna.

¿Quieres controlar las pérdidas financieras innecesarias, aumentar la productividad y garantizar la continuidad de tu negocio? Sigue leyendo para conocer cómo el mantenimiento preventivo puede ayudarte.

 

¡Empecemos!

 

¿Qué son los mantenimientos preventivos?

 

Básicamente, los mantenimientos preventivos son procesos sistemáticos que te permiten maximizar la vida útil de un equipo, elemento o activo en particular. Pasar por alto estos procesos no sólo pone en riesgo la calidad y el cumplimiento de tu organización, también resulta caro y peligroso.

 

Algunos de los propósitos más importantes del mantenimiento preventivo se relacionan con reducir de forma significativa las fallas identificadas y evitar situaciones de inactividad que pueden resultar costosas debido al tiempo que un sistema o equipo está inoperable.

 

Los buenos resultados del mantenimiento preventivo se deben a la combinación controlada y eficaz de las siguientes tareas:

 

  • Inspeccionar. Los mantenimientos preventivos te permiten inspeccionar regularmente los equipos, las instalaciones y los procesos para garantizar que sean seguros de usar y que no causen ninguna lesión a los empleados.

 

  • Detectar. Bajo un enfoque preventivo es más fácil detectar fallas de forma oportuna y hacer las correcciones pertinentes sin demoras y sin inversiones cuantiosas.

 

  • Corregir. El mantenimiento preventivo adopta la proactividad para el cuidado del equipo y la corrección de fallas, antes de que se agraven o cierren las operaciones.

 

  • Prevenir. La mejora continua y el mantenimiento preventivo van de la mano. Si haces un análisis de los registros de inspección y mantenimiento, puedes aprender de los errores y mejorar las acciones implementadas. Además, prevenir las fallas en los activos de tu organización es estratégico para reducir el estrés laboral, aumentar la productividad del negocio y mantener la calidad de los productos.

¿Cómo se beneficia tu organización al implementar mantenimientos preventivos?

 

Como lo mencioné anteriormente, los mantenimientos preventivos tienen dos propósitos: maximizar la vida útil y la productividad de los activos y garantizar la seguridad de las personas, los procesos y las instalaciones.

 

Algunos de los beneficios de implementar los mantenimientos preventivos son:

 

  • Reducir el desgaste excesivo de los equipos.
  • Prevenir daños prematuros en equipos críticos.
  • Eliminar inspecciones y mantenimientos innecesarios.
  • Ahorrar tiempo y dinero.
  • Controlar problemas futuros.
  • Garantizar la continuidad del negocio.

¿Cuál es la diferencia entre los mantenimientos preventivos y reactivos?

 

La principal diferencia entre el mantenimiento preventivo y el mantenimiento reactivo es la periodicidad con la que se desarrollan y el propósito de cada uno.

 

Por un lado, el mantenimiento preventivo es recurrente y se hace sin que existan daños o errores en los activos, pues busca cuidarlos mientras aún funcionan y prevenir reparaciones costosas o periodos de inactividad no programados.

 

De otro lado, el mantenimiento reactivo se desarrolla como respuesta a una avería y se pone en marcha cuando un activo presenta fallas o deja de operar.

 

Aunque quieras predecir y prevenir todos los errores de un equipo, no siempre es posible, por lo tanto, debes encontrar el equilibrio entre lo preventivo y lo reactivo para que tu programa de mantenimiento sea exitoso.

¿Cuáles son los tipos de mantenimientos preventivos?

 

Mantenimientos preventivos programados

 

Son inspecciones que se basan en el tiempo y en la criticidad respecto al nivel de daño inicial de un equipo. Requieren conocimientos sólidos y una determinación exacta de la frecuencia ideal de las piezas.

 

Generalmente, los mantenimientos preventivos programados se usan en quipos que no necesitan cambios de piezas costosas o complejas, sino más bien:  

 

  • Cambios de aceite, resortes, resistencias, luces, etc.
  • Ajustes de tensión, presión, voltímetros, etc.
  • Control de los niveles, par de apriete, etc.

Mantenimientos preventivos de oportunidad

 

Son aquellos que aprovechan los periodos de inactividad de un equipo para realizar las inspecciones sin detener la producción. Algunas de sus ventajas son:

 

  • Prolongan la vida útil de los equipos.
  • Garantizan los estándares de seguridad.
  • Previenen fallas inesperadas.
  • Reducen pérdidas de tiempo.

 

Mantenimientos preventivos según la condición

 

Permiten inspeccionar el funcionamiento de los equipos e implementar acciones de mejora. Son sencillos y no ameritan ningún conocimiento especial sólo comparar los controles con los umbrales predefinidos.

Mantenimientos preventivos predictivos

 

Aunque son inspecciones que requieren herramientas sofisticadas y el conocimiento de personal idóneo, es importante realizarlos a equipos críticos en términos de seguridad y costes. Algunas de sus tantas ventajas son:

 

  • Reducen fallas.
  • Reducen el número de intervenciones.
  • Maximizan la vida útil de los activos.
  • Incrementan la disponibilidad de los activos.
  • Controlan el tiempo de inactividad.
  • Mejoran la gestión del personal de mantenimiento.
  • Mejoran la seguridad laboral.

¿Cómo puedes implementar un programa de mantenimientos preventivos eficaz?

 

Cada organización es única, por lo tanto, los programas de mantenimiento preventivo pueden adoptar varios enfoques. Para crear tu propio modelo debes considerar cada detalle relacionado con las metas, activos y recursos de tu negocio. Las siguientes son algunas recomendaciones que te pueden ayudar:

 

  • Define y prioriza los objetivos

 

Antes que nada, planea lo que deseas lograr. Piensa en todas las razones por las que quieres crear un plan de mantenimiento preventivo: Controlar los tiempos de inactividad, aumentar la producción, reducir costos, etc.

 

Cuando lo tengas claro, prioriza tus objetivos de acuerdo a las necesidades clave de tu organización.

  • Define tus indicadores

 

Una vez organizados tus objetivos, es importante establecer los indicadores con los que medirás el cumplimiento. Debes contar con los procedimientos adecuados que te permitan recopilar la información y analizar el nivel de desempeño del programa.

 

  • Busca el apoyo de las partes interesadas

 

El compromiso de todos es clave para que tu programa de mantenimiento preventivo prospere y permita buenos resultados. Involucra a las diferentes partes interesadas desde el principio para que comprendan la importancia y necesidad de estos procesos.

 

  • Apóyate en la tecnología

 

Las soluciones digitales te pueden ayudar a organizar de forma eficiente todas tus tareas de mantenimiento preventivo relacionadas con la programación, el inventario, los informes, etc.

 

Antes de elegir el tipo de tecnología para gestionar tu programa de mantenimiento preventivo, evalúa las habilidades de tu equipo, los recursos disponibles, los activos, la seguridad de los datos y más.

 

Enfócate en crear un programa fácil de comprender y utilizar, así todos pueden participar y mantenerse motivados.

  • Capacita a tus empleados

 

Tus empleados deben recibir la capacitación suficiente para apoyar de forma eficaz la implementación del mantenimiento preventivo en cada proceso, quipo y procedimiento de la organización.

 

Puedes desarrollar un programa piloto en un área específica o activo en particular para ayudar a tu equipo a comprender cómo deben funcionar las cosas dentro del programa de mantenimiento.

 

  • Diseña una lista de verificación de mantenimiento preventivo para evaluar los resultados

 

Puesto en marcha tu plan de mantenimiento preventivo, prioriza la inspección y control de indicadores. Apóyate en una lista de verificación para hacer seguimiento constante al tiempo de reparación, porcentaje de mantenimiento programado, promedio de tiempo entre fallas, etc.

 

El análisis de estos indicadores refleja el cumplimiento de los objetivos planificados y la eficacia del programa de mantenimiento preventivo de tu organización

  • Mejora tu programa de mantenimiento preventivo

 

Puedes reforzar tu programa de mantenimiento preventivo aprovechando la información que encuentras en los registros de órdenes de trabajo, informes digitales o reportes técnicos. Analiza esta información e identifica las fortalezas y debilidades que permitan adoptar nuevas acciones de mejora continua.

 

Conclusión

 

Con un programa de mantenimiento preventivo exitoso, consistente y efectivo puedes asegurar que tus activos de misión crítica estén protegidos y sean seguros de usar. También evitas reparaciones costosas, periodos de inactividad, peligros y pérdidas importantes para tu negocio.

 

Si este post te ha sido de utilidad me gustaría que lo compartas en tus redes sociales.

 

¡Nos vemos en breve!

Talvez te interese leer más sobre:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahorra tiempo, esfuerzo y dinero en la implementación de la ISO 9001.

Es GRATIS, DESCÁRGALA AHORA. Al hacer clic en "descargar" aceptas los términos y condiciones de nuestra web.

Para terminar con la descarga, debes ir a tu correo y confirmar tu cuenta.