8 Razones para impulsar una economía circular en tu organización

¿No tienes tiempo para construir los documentos del Sistema de Gestión?

Kit de Certificación ISO 22000:2018

Kit de Certificación ISO 9001:2015

Kit de Certificación ISO 27001:2013

En la actualidad las industrias están experimentando una economía circular basada en un modelo lineal en el cual la producción, distribución, consumo y eliminación se hacen de forma controlada y amigable con el plantea.

 

La finalidad de este modelo se centra en generar menos residuos, utilizar los recursos de manera más eficiente y sostenible, cumplir las expectativas del cliente y mantener la conformidad general del sistema.

 

Ahora bien, la economía circular es una gran oportunidad para reparar los daños ambientales y asegurar tanto la sostenibilidad de los recursos como la continuidad del negocio.

 

Las distintas agremiaciones, centradas en la idea de que enmendar los daños ambientales es un derecho y obligación de las industrias, enfocan sus esfuerzos en plantear medidas ecointeligentes que puedan adoptarse de manera simple pero sólida para ejercer de nuevo un consumo y una producción responsable, dentro de la economía circular.

 

En este sentido, hoy te presento 8 razones atractivas, útiles y viables que te motivarán a implementar una economía circular para la sostenibilidad ambiental, la continuidad de tu negocio y la seguridad del consumidor.

 

¡Empecemos!

Número 1. Armonización de los requisitos ambientales

 

Hace un tiempo escuché cómo el gerente de una organización justificaba su incumplimiento con los requisitos ambientales por el alto costo de los permisos, el tedioso papeleo y la demora del proceso. Aunque no le doy la razón, si reconozco que los impuestos y la complejidad de los trámites pueden desmotivar a las organizaciones a implementar de un Sistema de Gestión Ambiental en conformidad con los reglamentos aplicables.

 

Sin embargo, gracias a que muchos países están adoptando estrategias para simplificar los procesos, reducir costos y eliminar los retrasos, es posible adoptar un SGA sin escusas y sin complicaciones.

 

Número 2. Beneficios fiscales

 

La economía circular te ofrece excelentes beneficios tributarios creados para motivar a las industrias a invertir en tecnologías limpias que promuevan la conservación de los ecosistemas y las buenas prácticas ambientales.

 

Los beneficios fiscales son una estrategia de motivación que busca el compromiso y la participación de las organizaciones con la reutilización de los residuos y la disposición final adecuada.

 

Entorno a estos beneficios puedes apoyarte para adoptar cambios en tu organización que permitan lograr procesos más limpios y amigables con el planeta. Algunas recomendaciones que puedes tener en cuenta para este propósito son:

 

  • Piensa siempre en la sustentabilidad. Todos los detalles son importantes, así que mantén control absoluto de todo, por ejemplo, asegúrate de que el papel se recicle, que los artículos de limpieza sean amigables con el planeta, que el retrete del baño ahorre agua, etc.

 

  • Trabaja con organizaciones responsables. Busca que tus proveedores sean los mejores aliados en este cambio de economía, con ello aseguras resultados exitosos y duraderos.

 

  • Fomenta el trabajo en casa. Esta es una estrategia con muchas ventajas para tu organización y empleados. Permite balancear la vida personal y laboral, lo que a su vez reduce el estrés y aumenta la productividad del empleado. También contribuyes a que tus trabajadores ahorren gasolina y dinero, mientras economizas en gastos de luz y agua en tu organización.

 

  • Recicla. Compra papelería reciclada y ubica dentro de las instalaciones contenedores que permitan separar adecuadamente los residuos para una buena disposición final.

 

  • Deja el papel. Aunque no es fácil suspender el uso del papel, empieza de a pocos: en vez de imprimir la información puedes enviarla a través de correo electrónico.

 

Motiva a otros a que hagan lo mismo y se sumen a la iniciativa de minimizar la generación de residuos.

 

Número 3. Disminución de la huella ambiental y aumento de la productividad

 

Puedes reducir la huella ambiental de tu organización con pequeños cambios en las instalaciones como el reemplazo de las fuentes energéticas tradicionales por alternativas amigables con el planeta.  

 

También promueve en tus empleados el uso de transportes alternativos. Esta iniciativa trae grandes beneficios para el ambiente y tu negocio. Por un lado, reduce las emisiones de carbono y por otro, mejora la productividad.

 

Pero, ¿es posible que el uso de la bicicleta mejore la productividad del negocio? Totalmente. El aumento de actividad física en tus trabajadores incrementa su motivación y entusiasmo, lo cual favorece directamente su productividad laboral y reduce el ausentismo relacionado con problemas de salud.

 

Del mismo modo, ya no necesitarás de lugares de estacionamiento, por lo que ahorrarás en infraestructura o gastos de alquiler.

 

Y lo mejor de todo es que promueves una cultura verde que dará buena reputación a tu marca, atrayendo más clientes y mayores ganancias para el negocio.

 

Número 4. Mejoras estratégicas en el etiquetado

 

Bajo una economía circulas es posible cambiar hacia un etiquetado ambiental, lo cual representa una excelente estrategia para proporcionar a tus clientes la información suficiente y clara sobre los distintos impactos ambientales del producto, promoviendo conductas sostenibles y responsables con el planeta.

 

Algunas recomendaciones que puedes tener en cuenta para adoptar un etiquetado ambiental son:

 

  • Implementa un etiquetado ambiental que llegue a toda la población y que permita una lectura rápida y detallada.

 

  • Visualiza el etiquetado ambiental como tu mejor herramienta de despliegue de la economía circular.

 

  • Considera como base del etiquetado ambiental, un enfoque evolutivo del análisis del ciclo de vida.

 

  • Construye indicadores para evaluar los impactos sobre la biodiversidad, teniendo en cuenta el análisis del ciclo de vida.

 

  • Busca estrategias de etiquetado que faciliten a tus clientes comprender la información compleja pero importante del producto.

 

  • Realiza pruebas piloto del etiquetado ambiental y analiza los resultados para mejorar cualquier tipo de error.

 

  • Comprueba sistemáticamente la coherencia en todos los productos que lleven el etiquetado ambiental.

 

  • Instaura controles de veracidad en un porcentaje de muestra de los productos etiquetados.

 

  • Realiza encuestas a tus clientes sobre la calidad de la información de la etiqueta.

 

 

Número 5. Fortalecimiento de las actividades y procesos

 

Si hay intención de tu parte para cambiar a una economía circular, estas dando un gran paso hacia la promoción del empleo verde dentro de tu organización. Todo tu personal, desde los empleados de actividades operativas hasta los más especializados pueden proteger y preservar el medio ambiente.

 

Adoptar prácticas verdes implica una serie de modificaciones en los procesos y en la forma en que se realiza el trabajo, buscando la gestión eficiente de los recursos y el control de la huella ambiental.

 

Recuerda que un empleo verde permite reducir los impactos ambientales negativos y conduce hacia la sostenibilidad corporativa. En este sentido, una gran decisión en el ámbito económico, social y ambiental es hacer de tus empleos, empleos verdes.

 

Para lograr este cambio en tu organización es fundamental que comprometas a tus empleados a: 

 

  • Mejorar el uso de la energía.

 

  • Buscar la eficiencia de las materias primas.

 

  • Contribuir en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

 

  • Disminuir la generación de residuos.

 

  • Proteger y restaurar los ecosistemas.

 

  • Combatir el cambio climático.

 

Número 6. Empleados motivados y comprometidos  

 

La economía circular trae grandes beneficios para el negocio, por tanto, tus empleados gozan directamente de ellos. Cuando todos reconocen la necesidad de cambiar hacia este modelo económico, entonces tienes el éxito asegurado.  

 

Las jornadas de sensibilización son clave para involucrar a directivos y empleados en el ejercicio de buenas prácticas ambientales. Así que no escatimes en gastos e invierte los recursos suficientes en programas de capacitación que promuevan en tu personal cambios de comportamiento orientados a:  

 

  • Reducir. Usar eficientemente los recursos.

 

  • Reutilizar. Dar usos adicionales a los materiales durante su ciclo de vida.

 

  • Reciclar. Recuperar la mayor cantidad de recursos al final de su vida útil, iniciando el ciclo.

 

Así mismo, es conveniente que fomentes un consumo responsable en tus clientes, procurando racionalizar el uso de los recursos como la electricidad, el agua, el papel o la infraestructura.

 

No olvides que tu organización debe contar con políticas medioambientales en las que se evidencien los compromisos corporativos con la innovación de productos y procesos sostenibles.

 

Número 7. Fortalecimiento de los principios organizacionales

 

Como organización tienes la importante labor de dar ejemplo y formar parte del cambio, cumpliendo políticas y apostando por la cultura de reciclaje, la economía circular y la mejora continua de la gestión de residuos.

 

Al crear una cultura ambiental fundamentada en la reutilización puedes obtener grandes beneficios como:

 

  • Reducción de gastos de eliminación y tratamiento de residuos.

 

  • Ahorro de recursos naturales, evitando su escasez y futura extinción.

 

  • Maximización del ciclo de vida de las materias primas.

 

  • Mayor disponibilidad de recursos a precios más económicos.

 

  • Mayor ahorro en el consumo de energía.

 

  • Mejores oportunidades comerciales y proyectos empresariales.

 

  • Mayores beneficios económicos, ambientales y sociales a mediano y largo plazo.

 

  • Mejor imagen comercial.

 

Número 8. Mejor calidad y durabilidad de los productos  

 

Bajo una economía circular podrás asegurar la reparación de un producto, lo cual es un derecho del consumidor que debes proteger como fabricante. Los principios de esta economía te permiten supervisar que todos tus productos estén diseñados para poder ser reparados a lo largo de su ciclo de vida, garantizando:  

 

  • La disponibilidad de instrucciones auto explicativas para la reparación.

 

  • El acceso fácil a los elementos que serán reparados o sustituidos.

 

  • La disponibilidad de las piezas de recambio

 

Conclusión

 

Gracias a la economía circular, el medio ambiente se convierte en un factor determinante de competitividad. El uso eficiente de materiales, centrado en la reutilización, la reparación y el reciclaje, tiene como propósito combatir, por un lado, la economía tradicional dedicada a la extracción e importación de materias primas y por otro, la generación inconsciente y exagerada de residuos.

 

La transición hacia este nuevo modelo económico crea prosperidad y bienestar de manera inteligente, innovadora y sostenible. Pero para lograr este cambio, recuerda que tu organización es protagonista.

 

Si este post te ha sido de utilidad me gustaría que lo compartas en tus redes sociales.

 

¡Nos vemos en breve!

Talvez te interese leer más sobre:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *