8 Principios de la CULTURA DE CALIDAD para mejorar el desempeño de tu organización

¿No tienes tiempo para construir los documentos del Sistema de Gestión?

Kit de Certificación ISO 22000:2018

Kit de Certificación ISO 9001:2015

Kit de Certificación ISO 27001:2013

Una organización que se enfoca en la creación y mantenimiento de una cultura de calidad tiene garantizada gran parte del éxito de su sistema de gestión. Esto principalmente al integrar y fomentar la participación de sus empleados, proveedores, clientes y demás partes interesadas en los desafíos empresariales.

 

Cuando la calidad se vive en términos de cultura, no sólo se siguen pautas de cumplimiento, sino que se fortalecen valores institucionales como el compañerismo, el liderazgo, la  excelencia, etc.

 

La cultura de calidad crea un ambiente laboral favorable que contribuye a la mejora continua del sistema, los procesos, productos y servicios. También permite relaciones exitosas con las partes interesadas al mantener la conformidad con sus intereses, requisitos y expectativas.

 

Para mantener una cultura de la calidad firme es indispensable el compromiso, la confianza y el apoyo de las personas, con los objetivos y principios organizacionales, demostrando su sentido de pertenencia, acompañamiento e interés en las decisiones del negocio.

 

Hoy he traído 8 principios de la cultura de calidad que puedes adoptar en la organización para mejorar y mantener el desempeño óptimo de tu sistema  de gestión.

 

Empecemos!

Principios de la cultura de calidad

 

Número 1. Enfoque al cliente

  

Este primer principio se centra en el cliente como la esencia y la vida del negocio. La organización debe enfocar sus esfuerzos en comprender, satisfacer y mantener la conformidad de los requisitos y necesidades tanto de los nuevos como antiguos clientes.

 

Si la organización se enfoca en promover y cultivar buenas relaciones con sus clientes, la participación y preferencia en el mercado será favorable para los ingresos del negocio. Así, la imagen corporativa será exitosa, reconocida y la de mayor demanda.

 

Visualiza cada interacción con el cliente como la mejor oportunidad para:

 

  • Alinear los objetivos organizacionales con los intereses del cliente.

 

  • Fortalecer las relaciones comerciales.

 

  • Mantener la satisfacción con los productos y servicios.

 

  • Mejorar continuamente.

 

  • Tomar decisiones innovadoras.

 

Número 2. Liderazgo

 

El líder es quien direcciona el progreso y el rumbo de la organización, sus decisiones son la clave del éxito o del fracaso del negocio.  Un buen liderazgo unifica propósitos, complementa la fuerza laboral y crea ambientes productivos que involucren, motiven y orienten en el logro de objetivos.

 

La eficiencia del sistema es posible cuando las estrategias y procesos se encuentran alineados en todos los departamentos organizacionales, de esta forma el sistema es eficiente, la colaboración comercial se maximiza y  el pensamiento basado en riesgos es quien rige las operaciones.

 

Para el liderazgo la calidad no es un proceso aparte, es una norma de funcionamiento de la organización que garantiza la mejora continua, la conformidad y el cumplimiento del sistema.

 

Para implementar este principio en tu organización, asegúrate de contar con líderes apasionados que te ayuden a:

 

  • Comunicar los objetivos de la organización, así como sus políticas, estrategias, y procesos.

 

  • Construir una cultura de calidad basada en la confianza y la integridad.

 

  • Recompensar los aportes de las personas con la cultura de calidad.

 

 

 Número 3. Compromiso

 

Así como no hay negocio sin clientes, tampoco lo hay sin un equipo de trabajo equilibrado y multidisciplinario. Cada uno de los empleados es parte fundamental para la existencia, competitividad y éxito de la organización.  

 

El liderazgo debe mantener motivado y comprometido a su personal de tal forma que se cumplan con las actividades individuales y colectivas. Para ello, la sensibilización y el desarrollo de competencias harán que cada persona comprenda la importancia de su rol en la búsqueda de la calidad.

 

Ganarse el respeto y la confianza de los miembros de la organización es el secreto para la gestión eficaz de la calidad, para ello debes:

 

  • Empoderar al personal con la cultura de calidad.

 

  • Fomentar la participación de las partes interesadas en el logro de los objetivos.

 

  • Hacer seguimiento al desempeño y satisfacción del personal.

 

  • Recompensar los aportes que permitan solucionar problemas de incumplimiento.

 

Número 4. Enfoque de procesos

 

Cuando la organización implementa un enfoque de procesos se está preparando para enfrentar los problemas logísticos que pueden surgir al tratar de hacer las cosas correctamente. También lo hace para el futuro y sus cambios en ventas, tendencias y demás factores que pretendan debilitar el negocio.

 

Una de las ventajas de este principio es la utilización eficiente de los recursos para transformarlos en resultados rentables y consistentes. Además de lograr cumplir  los objetivos previstos, ahorrarás tiempo con el podrás atender otros puntos estratégicos de la organización.

 

Entre otros aspectos clave para cumplir con este principio están:

 

  • Establecer objetivos claros y diseñar estrategias que permitan lograrlos.

 

  • Comprender cada proceso antes de tomar decisiones que impliquen cambios importantes.

 

  • Gestionar los riesgos de forma proactiva y continua.

 

  • Lograr que las partes interesadas participen en la definición y comprensión de los procesos.

Número 5. Enfoque sistemático

 

Un principio que identifica, comprende y gestiona los procesos como un todo agilizando y optimizando el sistema. Su importancia radica en la capacidad de la organización para responder y cumplir con las actividades sin derroche de tiempo y dinero.

 

Gracias al enfoque sistemático la calidad se fundamenta en la eficiencia y progreso. El control y orden en los procesos permite buenas relaciones con los clientes en términos ganar-ganar.

 

Número 6. Mejora continua

 

La amplia competencia en el mercado hace de la mejora continua el salvavidas para mantener a flote el negocio y sus intereses. Cuando la organización ignora esta necesidad y no invierte en su búsqueda inmediatamente entra en desventaja.  

 

Una organización enfocada en el éxito procura mejorar continuamente sus procesos, políticas y estrategias, apoyándose en el pensamiento basado en el riesgo y la gestión de la calidad. De esta forma, fortalece el análisis de la causa raíz y su capacidad de innovación y reacción frente a situaciones internas y externas.

 

Algunas estrategias para la mejora continua pueden ser:  

 

  • Educar y sensibilizar al personal frente a la gestión de la calidad.

 

  • Implementar las ideas de mejora con el diseño y desarrollo de los productos.

 

  • Hacer seguimiento continuo al desempeño de las estrategias de mejora que han sido implementadas.

 

  • Mantener informados a los miembros de la organización frente a los resultados y avances en calidad.

 

Número 7. Decisiones basadas en evidencias

 

Este principio fortalece la capacidad de tomar decisiones asertivas fundamentadas en el análisis racional y las evidencias comprobadas. Aunque los presentimientos pueden ser útiles en algunas circunstancias, de ninguna manera son confiables a la hora de adoptar medidas importantes para el negocio.

 

Antes de tomar decisiones de cualquier tipo o naturaleza, lo recomendable es conocer y analizar toda la información disponible. De esa manera, en las reuniones de revisión cuando te soliciten los fundamentos de las acciones implementadas, dispondrás de las evidencias para ganar la confianza, el respaldo y la aprobación de tus colegas.

 

Aunque toda decisión implica un cierto grado de incertidumbre, ceñirse a las evidencias es una gran estrategia para minimizar los riesgos y afianzar la operatividad, el desempeño y la adaptabilidad organizacional. Para esto te recomiendo:

 

  • Mantener una única fuente de información y datos de análisis.

 

  • Garantizar el acceso a la información al personal que lo solicite.

 

  • Supervisar los enfoques de análisis y evaluación de la calidad de los datos.

 

  • Educar al personal para que logre la sensatez entre las evidencias, experiencias e intuiciones al momento de decidir.

 

Número 8. Gestión de relaciones

 

La cultura de calidad involucra en la búsqueda constante del cumplimiento y satisfacción del cliente a todas las partes interesadas tanto internas como externas de la organización.

 

Este principio promueve la gestión eficaz de las relaciones con los proveedores, socios y demás partes externas que participan en la cadena de suministro y en el rendimiento general de tu organización.

 

Para promover relaciones beneficiosas en las que ambas partes son ganadoras, asegúrate de:

 

 

  • Establecer relaciones en función de los objetivos de calidad.

 

  • Evaluar el desempeño de los vínculos comerciales.

 

Ahora bien, durante la implementación de la cultura de calidad pueden surgir algunas situaciones que desafíen tu capacidad de liderazgo, el compromiso y la fuerza de tu equipo de trabajo. Algunos de los riesgos a los que debes estar preparado son:

 

  • Baja productividad:

 

Este problema afecta el desempeño de la organización al lentificar las operaciones y procesos del sistema, entorpeciendo directamente los objetivos de la cultura de calidad.

 

  • Desconocimiento del mercado:

 

Cuando la organización decide adopta estrategias o implementa mejoras sin estudiar las necesidades y expectativas del mercado, corre el riesgo de fracasar en sus productos.

 

  • Falta de experiencia:

 

La falta de experiencia está asociada directamente a la ausencia de capacitación en la gerencia y en el personal, lo que impide la identificación y el análisis adecuado de los riesgos, tendencias, oportunidades y desafíos tanto en el contexto interno como externo de la organización.   

 

  • Cambios de personal:

 

La rotación del personal implica gran pérdida de conocimientos, experiencias y trabajo adelantado. Iniciar desde cero con el nuevo personal es un desgaste que pone en riesgo los objetivos del sistema y desvanece los principios de la cultura de calidad.

 

  • Bajos niveles educativos:

 

La resistencia al cambio e innovación en las metodologías de trabajo por parte de algunos empleados puede corresponder a la falta de competencias e idoneidad en su rol. Mantener el control sobre el  desempeño te ayudará a identificar posibles situaciones de incumplimiento y abordarlas eficazmente.

 

  • Insumos de mala calidad:

 

Los insumos de mala calidad pueden ocasionar no conformidades en los productos ocasionando insatisfacción en los clientes, además de pérdidas financieras y retrasos en las entregas.

 

Conclusión

 

Hoy has aprendido un poco más sobre los principios de la cultura de calidad y los posibles riesgos que impidan su implementación exitosa. Es momento de tomar una decisión estratégica que lleve a tu negocio a un nuevo nivel de competencia, rentabilidad y crecimiento.

 

Talvez te interese leer más sobre:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahorra tiempo, esfuerzo y dinero en la implementación de la ISO 9001.

Es GRATIS, DESCÁRGALA AHORA. Al hacer clic en "descargar" aceptas los términos y condiciones de nuestra web.

Para terminar con la descarga, debes ir a tu correo y confirmar tu cuenta.