8 Pasos para identificar y clasificar los activos de información según la ISO 27001

¿No tienes tiempo para construir los documentos del Sistema de Gestión?

Kit de Certificación ISO 22000:2018

Kit de Certificación ISO 9001:2015

Kit de Certificación ISO 27001:2013

La gestión de la seguridad de la información es un componente crítico de la infraestructura de cualquier organización.

 

La norma ISO 27001 proporciona un marco reconocido internacionalmente que ayuda a las organizaciones a implementar, mantener y mejorar continuamente un Sistema de Gestión de Seguridad de la Información (SGSI).

 

Dentro de este marco, la identificación y clasificación de los activos de información es un punto clave. Sigue leyendo para conocer el paso a paso sobre cómo desarrollar este proceso cumpliendo la norma ISO 27001.

 

¡Empecemos!

Paso 1. Identificar los activos de información

El primer paso según la norma ISO 27001 es la identificación de los activos de información. Un «activo» se define como cualquier cosa que sea valiosa para la organización.

 

Los activos de información pueden incluir datos almacenados en computadoras, sistemas de información, dispositivos y documentos en papel.

 

Además, los activos no se limitan a los datos, sino que también pueden incluir hardware, software, servicios e incluso el personal que maneja la información.

Paso 2. Categorizar los activos de información

Una vez identificados los activos de información, estos deben categorizarse según su tipo. Por ejemplo, podrían categorizarse como hardware, software, red, humano, físico, entre otros.

 

Esta categorización ayuda a la organización a entender mejor los diferentes tipos de activos que posee y, por ende, a aplicar las medidas de seguridad apropiadas.

Paso 3. Identificar el propietario de los activos de información

De acuerdo con la norma ISO 27001, cada activo de información debe tener un propietario asignado.

 

El propietario del activo es el responsable de su mantenimiento y protección, y, por lo tanto, debe ser alguien de la organización que entienda su valor y tenga la autoridad para tomar decisiones relacionadas con él.

Paso 4. Clasificar los activos de información

Después de la categorización, la norma ISO 27001 exige que los activos de información se clasifiquen de acuerdo con su valor, requerimientos legales, sensibilidad y criticidad para la organización.

 

Esta clasificación puede variar, pero normalmente incluye etiquetas como confidencial, interno y público. El propósito de la clasificación es asegurar que los activos estén protegidos de manera adecuada según su importancia y sensibilidad.

Paso 5. Revisar y actualizar

El proceso de identificación y clasificación de los activos de información no es una actividad única, sino un proceso continuo.

 

La norma ISO 27001 requiere que las organizaciones revisen y actualicen regularmente la identificación y clasificación de sus activos de información para reflejar cualquier cambio en la organización o en su entorno.

Paso 6. Asignar niveles de protección

Una vez que los activos están identificados, categorizados y clasificados, se deben asignar los niveles de protección correspondientes.

 

Dependiendo de la clasificación de un activo, se determinarán las medidas de seguridad necesarias para protegerlo. Por ejemplo, los activos etiquetados como «Confidenciales» podrían necesitar cifrado, acceso restringido y medidas de protección física.

Paso 7. Aceptar el uso de los activos

Este paso involucra la definición y aceptación del uso permitido de los activos por parte de los usuarios.

 

Estas reglas de uso deben estar claramente definidas y ser comunicadas a todos los usuarios relevantes. Los usuarios deben entender y aceptar las reglas antes de obtener acceso a los activos.

Paso 8. Devolución y eliminación de los activos

El último paso según la norma ISO 27001 es establecer procedimientos para la devolución y eliminación segura de los activos de información.

 

Los activos deben ser devueltos o eliminados de manera segura cuando ya no sean necesarios, o cuando un empleado deje la organización.

 

Los procedimientos deben garantizar que los datos sensibles no caigan en manos equivocadas y que la información no se pierda durante el proceso de eliminación.

Consejos para identificar y clasificar activos de la información de forma eficaz

La identificación y clasificación de los activos de información es una parte esencial de la gestión de la seguridad de la información. Para que este proceso lo lleves a cabo de manera exitosa, puedes tener en cuenta los siguientes consejos:

 

👉 Crea un equipo multidisciplinario que involucre la perspectiva de múltiples partes interesadas, desde el personal de TI hasta los gerentes de departamento y el personal legal.

 

👉 Entiende cómo fluye la información a través de la organización y cómo se utiliza en cada etapa. Esto ayudará a identificar los activos de información y a entender su importancia y sensibilidad.

 

👉 Incluye todos los tipos de activos (físicos, digitales e intangibles).

 

👉 Asegúrate de formar y concientizar a todo el personal de la organización ara que comprenda la importancia de la gestión de la seguridad de la información.

 

👉 Realiza revisiones continuas para asegurar que el proceso siga siendo relevante y eficaz.

 

👉 Usa herramientas de gestión de activos que pueden facilitar y automatizar partes del proceso, lo que puede ahorrar tiempo y reducir el riesgo de errores.

Ideas para comer en el camino

La identificación y clasificación de los activos de información según la norma ISO 27001 es un proceso sistemático que le ayudará a tu organización a proteger lo que es más valioso para ella. 

 

Al seguir este proceso, podrás asegurar que tu negocio está tomando las medidas adecuadas para proteger sus activos de información y minimizar el riesgo asociado.

 

Recuerda que identificar y clasificar los acticos de la información se debe hacer continuamente y complementarse con revisiones y actualizaciones periódicas.

 

Si trabajas de la mano con la ISO 27001, podrás llevar a cabo este proceso de manera efectiva, garantizando que los activos de la información estén adecuadamente protegidos y minimizando los riesgos de seguridad.

 

Si este post te ha sido de utilidad me gustaría que lo compartas en tus redes sociales.

 

¡Nos vemos en breve!

Talvez te interese leer más sobre:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *