6 Formas en que la calidad del producto influye sobre la imagen de tu organización

¿No tienes tiempo para construir los documentos del Sistema de Gestión?

Kit de Certificación ISO 22000:2018

Kit de Certificación ISO 9001:2015

Kit de Certificación ISO 27001:2013

¿Qué es mejor: la calidad o la cantidad? Para mí sin duda, la calidad del contenido es lo más importante. Cuando inviertes en la calidad del producto mejora la retención de tus clientes, incrementa la confianza en tu marca, aumentan las ventas y te conviertes en una organización exitosa.

 

Aunque casi todas las personas valoran la importancia de la calidad de un producto, la idea de lo que constituye una alta calidad es muy relativa, es decir, para algunos clientes la calidad de un producto dependerá de que tan lujoso o duradero sea, mientras que otros pueden valorar la eficiencia o la facilidad de uso.

 

De cualquier forma, la calidad del producto afecta significativamente las decisiones de compra y, por ende, la estabilidad de tu organización. En este sentido, debes priorizar la satisfacción del cliente, ofreciéndoles productos y servicios con los mejores estándares de calidad que logren superar sus expectativas.

 

¿Quieres saber cómo lograrlo?

 

¡Empecemos!

 

Debido a que la calidad de un producto representa la capacidad de tu marca para cumplir con los requisitos del cliente, es necesario que consideres los siguientes detalles en la evaluación de tus productos, servicios o soluciones:

 

  • Solución de problemas. Los productos o servicios existen para resolver o mejorar algo, de esta forma, la eficacia en la solución del problema ayuda a determinar la calidad de un producto.

 

  • Facilidad de uso. Un producto de alta calidad debe ser fácil de usar, entender y manipular. Los clientes no deben invertir todo su tiempo tratando de descubrir cómo es su funcionalidad.

 

  • Pulidez. Todos los detalles de diseño deben demostrar la alta calidad del producto, de ninguna manera debe parecer barato.

 

  • Eficiencia. Además de hacer el trabajo, el producto debe hacerlo de manera eficiente, es decir, entregar resultados rápidamente y sin mayor esfuerzo por parte del consumidor.

 

  • Adaptativo. El producto debe estar diseñado en base a las necesidades de los usuarios, esta es una forma de demostrar tu interés por comprender al cliente y cumplir sus expectativas.

 

6 formas en que la calidad del producto influye sobre tu marca

 

Proporcionar productos de calidad a tus clientes en un mercado tan competitivo como el actual, puede beneficiarte de varias formas, entre ellas:

 

Número 1. Incrementan la confianza de tus clientes

 

Tu organización no tendrá éxito si no se gana la confianza de sus clientes, ya que la falta de conexión profunda con los posibles compradores conlleva a la pérdida de innumerables ventas potenciales.

 

En cambio, con la preferencia y lealtad del cliente puedes tomar decisiones importantes como el alza de precios, sin temor a generar inconformidades y con la certeza de que los estándares de calidad de tu marca son únicos e insuperables.

 

De otro lado, la humanización corporativa también ayuda a los clientes a conectarse con tu marca. Esto lo puedes hacer a través de boletines o publicaciones en redes sociales que muestren el trabajo que se lleva a cabo en la organización.

 

Cuando los clientes empiezan a familiarizarse con tu negocio, la conexión se fortalece más fácil de lo que lo haría una organización sin rostro.

 

Número 2. Fomenta las recomendaciones

 

¿Quieres atraer más clientes? La mayoría de las personas confían en las recomendaciones de amigos y familiares por sobre cualquier otra forma de publicidad a la hora de comprar.  Por eso, cuando se trata de ganar o perder clientes, nada supera al boca a boca.

 

Las recomendaciones de boca en boca son un factor persuasivo muy poderoso en las decisiones de compra. En este sentido, tu organización debe esforzarse por entregar productos y servicios de calidad, que generen grandes experiencias dignas de contar a los más cercanos.

 

Recuerda, cuanto mayor sea la calidad del producto que ofreces a tus clientes, mayores posibilidades tendrás de generar comentarios positivos, buenas recomendaciones y acciones compartidas entre los consumidores.

 

Una buena estrategia para difundir recomendaciones de boca en boca son las campañas que invitan a las personas a comentar sobre un producto o servicio.  También puedes responder a quejas o cumplidos en línea para demostrar tu interés por brindar un buen servicio al cliente, lo cual es otro aspecto de la alta calidad del producto.

 

Número 3. Disminuye la cantidad de quejas y devoluciones de los clientes

 

¿Te gustaría que tus clientes regresen por más? Lo puedes lograr si ofreces productos y servicios de alta calidad, para ello vas a tener que invertir más tiempo y dinero por adelantado; si perfeccionas un producto antes de enviarlo al mercado minimizarás las quejas y devoluciones de los clientes.

 

Muchas de las marcas exitosas gastan sin remordimiento en persuadir a los clientes de que prueben sus productos. Tus esfuerzos deben estar orientados en complacer al cliente en la experiencia inicial con el producto, este momento es determinante para asegurar compras repetitivas.

 

De otro lado, llevar a cabo pruebas con clientes potenciales o un grupo de investigación de mercado, puede ayudarte a mejorar la calidad de tus productos y servicios. Generalmente estos grupos de personas suelen ser muy honestas a la hora de dar sus opiniones o recomendaciones, aprovecha al máximo sus comentarios.  

 

 

Número 4. Mejora la estética del producto

 

Un aspecto importante dentro de la calidad es la estética: cómo se ve, se siente, sabe, suena o huele un producto. Si prestas mucha atención a estas cualidades, tus clientes reconocerán y preferirán tu marca entre la competencia, esto disparará el número de ventas y las ganancias del negocio.

 

Recuerda, no hay segunda oportunidad para causar una buena primera impresión.

 

Número 5. Favorece el retorno de la inversión

 

La calidad es sinónimo de rentabilidad, por tanto, al invertir en la calidad de tus productos aseguras un mayor retorno de la inversión. Enfócate en reducir los defectos y fallas de producción, así ahorras gastos de nuevos trabajos y servicios; si te aseguras de que las ganancias superen cualquier aumento en los gastos de la organización en prevención de defectos, la rentabilidad mejorará.

 

Las mejoras en el rendimiento, las cualidades u otras dimensiones de la calidad conducen al incremento de las ventas y mayores cuotas de mercado.

 

Número 6. Permite crecer el negocio

 

Si al principio le falta calidad a tu producto, tranquilo, significa que tienes campo para mejorar y crecer como negocio con trabajo constante y disciplina. El secreto del éxito es saber escuchar las quejas y recomendaciones de tus clientes, esto no sólo te ayudará a mejorar continuamente, también te permitirá demostrar lo mucho que valoras sus opiniones y satisfacción.

 

A medida que mejora la calidad de tus productos, la relación con tus clientes se fortalecerá. La voluntad de crecer y mejorar comprueba tu preocupación por algo más que ganar dinero. Esto volverá más fuerte y más identificable tu marca, y podrás expandir el negocio a nuevos mercados, llegando a nuevas audiencias.

 

Cómo garantizar la calidad del producto

 

Algunos tips que puedes considerar para garantizar la alta calidad de tus productos son:

 

  • Implementa un sistema de gestión de la calidad. Esto te proporciona un conjunto de buenas prácticas comerciales desde la planificación hasta la ejecución de la entrega de un producto. Bajo un sistema de calidad, tu organización opera con principios de liderazgo, enfoque al cliente, investigación y toma de decisiones, los cuales preparan adecuadamente un producto para su lanzamiento.

 

  • Crea una estrategia de producto. Estas estrategias detallan la información sobre los productos bajo una visión corporativa. Algunos aspectos que define la estrategia incluyen al cliente, el mercado, la competencia y los intereses comerciales. Esta estrategia es una hoja de ruta para el proceso de tu producto, desde la creación hasta el lanzamiento.

 

  • Considera a la competencia. Analizar a la competencia resulta estratégico para el desarrollo de tus productos. ¿Qué está haciendo tu oponente que tú no? ¿Qué tanto funcionan sus productos? ¿Qué estrategias adopta y por qué? Al contestar estas preguntas podrás mejorar tus estrategias para competir con negocios similares al tuyo.

 

  • Escucha a tus clientes. No temas preguntar a tus clientes cómo puedes mejorar tus productos. Aprovecha cualquier comentario negativo para indagar sobre sus expectativas y en lo que esperan de tus productos.

 

  • Prueba siempre tus productos. Es importante que pruebes cada producto antes de enviarlo al mercado para conocer con anticipación cómo pueden reaccionar los clientes, logrando hacer los ajustes pertinentes.

 

Conclusión

 

La calidad de un producto beneficia rotundamente la imagen de tu organización: crea lazos de confianza con los clientes, mejora las referencias comerciales, aumenta el retorno de la inversión y atrae mayores oportunidades de crecimiento.

 

Hoy has aprendido que cuidar los detalles y hacer las cosas con cariño hace la diferencia entre el éxito y el fracaso. Aunque es algo aparentemente básico, no dejes que la urgencia del día a día eviten que hagas las cosas importantes.

 

Si este post te ha sido de utilidad me gustaría que lo compartas en tus redes sociales.

 

¡Nos vemos en breve!

Talvez te interese leer más sobre:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ahorra tiempo, esfuerzo y dinero en la implementación de la ISO 9001.

Es GRATIS, DESCÁRGALA AHORA. Al hacer clic en "descargar" aceptas los términos y condiciones de nuestra web.

Para terminar con la descarga, debes ir a tu correo y confirmar tu cuenta.