Los 5 mejores consejos para implementar una cultura ambiental en tu organización

¿No tienes tiempo para construir los documentos del Sistema de Gestión?

Kit de Certificación ISO 22000:2018

Kit de Certificación ISO 9001:2015

Kit de Certificación ISO 27001:2013

“Si quieres ir rápido, ve sólo. Si quieres llegar  lejos, ve acompañado”. Este proverbio africano nos revela el valor del trabajo en equipo para el cumplimiento de las metas y los objetivos organizacionales.

 

Cuando trazas nuevos propósitos para tu organización sin duda necesitas además de trabajo y dedicación, el apoyo y la participación de los empleados y demás partes interesadas para poder lograr con éxito cada reto.

 

Implementar una cultura ambiental y buenas prácticas que fortalezcan tu Sistema de Gestión Ambiental es un gran desafío que vale cada uno de los esfuerzos que realices, durante este proceso se pondrá a prueba tu capacidad de liderazgo, demostrarás tu compromiso y con tu ejemplo motivarás a tu equipo de trabajo a hacer cambios en sus conductas a favor de los objetivos ambientales.

 

Si no sabes cómo arraigar dentro de la cultura de trabajo de tus empleados buenas prácticas ambientales,  he preparado este nuevo post con los cinco mejores consejos que te ayudarán a adoptar una cultura ambiental dentro de tu organización  y con ello lograr implementar y mantener un Sistema de Gestión Ambiental ISO 14001:2015 eficaz y consistente.

 

Empecemos!

¿Cómo implementar una cultura ambiental en tu organización?

 

Introducir cambios y mejoras a la cultura de tu organización bajo la norma ISO 14001 es un trabajo importante y un reto que exige de mucha constancia, perseverancia y trabajo en equipo para ser exitoso.

 

Los siguientes consejos te pueden ser de gran ayuda a la hora de fomentar en tu personal conciencia, motivación y compromiso con las buenas prácticas ambientales antes, durante y después del desarrollo de sus actividades organizacionales.

 

El verdadero impacto que puedes lograr en tu equipo de trabajo es que dentro y fuera de la organización la responsabilidad ambiental prevalezca.

 

Ten en cuenta estos consejos y logra tu propósito:

 

Consejo 1. Muestra los beneficios financieros

 

Los beneficios financieros que trae implementar un sistema de gestión ambiental son excelentes y con ellos todas las personas de la organización son ganadoras. La alta dirección, los empleados y demás partes interesadas deben ser conscientes de esto, así sentirán mayor motivación y compromiso en adoptar buenas prácticas en el desarrollo de sus funciones, aportando al desempeño y mejora continua del Sistema de Gestión Ambiental.

 

Entre otros los beneficios que puedes presentar a tu equipo de trabajo están:

 

-Reducción de costos al fomentar el uso eficiente de los recursos como la energía, el agua, el papel, la tecnología, etc.

 

-Incremento de la rentabilidad organizacional al  evitar gastos innecesarios y derrochadores. 

 

-Buena reputación e imagen corporativa al destacarse como una organización comprometida y responsable con el cuidado del planeta.

 

-Mejor posicionamiento en el mercado pues los clientes se inclinarán por productos y servicios que emplean procesos limpios y bajo impacto ambiental.

 

-Desempeño óptimo de los procesos de producción al emplear mejor tecnología.

 

-Mayor participación y motivación del personal gracias a las jornadas de capacitación y concientización.

 

-Reducción de accidentes, multas y sanciones debido al control y cumplimiento de los requisitos normativos  aplicables.

 

Estos beneficios se verán reflejados directamente en las ganancias financieras de tu organización, lo que significa crecimiento y desarrollo empresarial. Todos los empleados quieren y necesitan estabilidad laboral, y tu organización podría ofrecerla gracias a la rentabilidad y las ganancias financieras que obtendrá si todas las partes interesadas participan, se comprometen y empoderan con este proceso.

 

Así que ya sabes, motiva y da confianza a tu equipo de trabajo para lograr los objetivos de tu Sistema de Gestión Ambiental, unidos son más fuertes. 

 

Consejo 2. Involucra a la alta dirección de principio a fin

 

La fuerza del líder está en el ejemplo, por ello la participación activa de la alta dirección motivará a los demás a hacerlo igual.

 

Los empleados a ver que sus superiores están comprometidos con el Sistema de Gestión Ambiental y notar que con sus comportamientos y buenas prácticas contribuyen al cuidado del ambiente, sin duda acogerán este patrón dentro del desarrollo de sus actividades, edificando y fortaleciendo poco a poco la cultura ambiental de tu organización. 

 

Entre los esfuerzos que como líder debes hacer están:

 

-Asegurar que los objetivos ambientales sean acorde a los intereses organizacionales.

 

-Garantizar la disponibilidad de los recursos.

 

-Dirigir y asignar los roles y las responsabilidades. 

 

-Fomentar la mejora continua.

 

-Delegar asertivamente.

 

Consejo 3. Contribuye en la formación de tu personal

 

El conocimiento es poder, y cuanto mejor formado y concientizado está tu personal mayor factibilidad existe para el cambio de hábitos y adopción de buenas prácticas ambientales.

 

Por esta razón fortalece e invierte en el programa de formación y concientización del personal de tu organización, notarás que además de fortalecer el desempeño y las cualidades de tus empleados, los estas impulsando a mejorar a favor de la cultura ambiental.

 

Para planificar y construir un programa de formación completo puedes tener en cuenta los siguientes aspectos:

 

-Identifica las habilidades y necesidades de tu personal para el desarrollo exitoso de las actividades en conformidad con los requisitos aplicables.

 

-Busca profesionales calificados y competentes que puedan capacitar, orientar y fortalecer a tu personal en las falencias que presentan.

 

-Busca concientizar al personal en la importancia de seguir el procedimiento al pie de la letra para evitar daños ambientales y multas.

 

-Permite que cada empleado tenga claridad de su rol y responsabilidad como parte de la organización.

 

-Lleva registro de las capacitaciones que realices y asegúrate de que tu personal pueda certificar su participación.

 

Consejo 4. Comunícate con tu personal

 

La comunicación asertiva y constante con tus empleados permitirá que el mensaje de buenas prácticas y cultura ambiental sea comprendido, aunque para ello tendrás que repetirlo varias veces.

 

Para promover una buena comunicación en tu organización, entre otras cosas puedes:

 

-Diseñar dos procedimientos, uno para la comunicación interna y otro para la externa, de esta forma la persona encargada de informar seguirá el protocolo y hará que la comunicación sea clara y adecuada, además llevará el registro pertinente.

 

-Delegar a una persona quien asuma la responsabilidad sobre la gestión, entrega y  registro de la comunicación es una decisión estratégica que permite, por un lado demostrar la funcionalidad y confianza hacia los empleados, y por otro el liderazgo y compromiso por parte de la alta dirección.

 

-Mantener control sobre el contenido y la frecuencia de comunicación, la persona encargada de comunicar y la alta dirección deben trabajar en conjunto para mantener bien informadas a las partes interesadas, y así fortalecer el Sistema de Gestión Ambiental. 

 

Consejo 5. Fomenta la responsabilidad ambiental

 

Puedes apoyarte de la creatividad a la hora de motivar a tus empleados a tomar conciencia y hacer pequeños cambios que apoyen la cultura ambiental. Algunas estrategias que puedes implementar con tu personal son:

 

-Incentivar el uso de transporte compartido y ofrecer un bono para combustible o parqueadero a aquellos empleados que adopten esta práctica, con ello estás promoviendo la reducción de gases de combustión.

 

-Fomentar el uso de la bicicleta en el personal que viva cerca a tu organización través de estímulos y reconocimientos especiales.

 

-Impulsar el uso consiente de los recursos de las instalaciones y oficinas tales como el papel, la tecnología, el agua y energía. Puedes  hacerlo mediante concursos que ofrezcan recompensas a los empleados que logren records en el menor gasto de estos recursos.

 

-Fortalecer las conductas de reciclaje en los miembros de tu organización. Para ello debes invertir en jornadas de capacitación y concientización, así el personal tendrá los conocimientos necesarios para llevar a cabo este proceso y adoptarlo dentro de sus buenas prácticas.

 

-Controlar la huella de carbono de los procesos de producción incorporando tecnología que permita procesos limpios y amigables con el planeta.

 

-Trabajar en conjunto entre tu organización y tus proveedores bajo el compromiso y responsabilidad con el medio ambiente, asegúrate que tus proveedores estén en conformidad con los requisitos del SGA.

 

¿Cuáles son las consecuencias de no adoptar buenas prácticas y una cultura ambiental en tu organización?

 

Socialmente existe gran preocupación e interés por el cuidado del medio ambiente, cada vez  son más las instituciones gubernamentales y grupos ambientalistas que están al pie del cañón para la defensa de los recursos naturales.

 

En este sentido, no querrás ser el blanco de las manifestaciones y críticas al considerar tu organización como una amenaza para el planeta, lo cual puede arruinar la imagen y reputación empresarial, llevándote directamente a la ruina.

 

Entre las consecuencias de no adoptar una cultura ambiental están:

 

-Ser reconocida como una organización irresponsable y descomprometida con el medio ambiente.

 

-Perjuicios para la imagen organizacional.

 

-Pérdida de clientes.

 

-Disminución de ventas.

 

-Mayor gasto de energía, agua, papel, entre otros recursos,  que además de generar un impacto negativo para el planeta traerá consecuencias financieras para tu organización.

 

-Obtener sanciones o multas por incumplimientos a las normas que protegen el medio ambiente.

 

-Empleados desmotivados e insensatos frente a la situación del planeta.

 

Conclusión

 

Los problemas ambientales son reales y las consecuencias son verdaderamente terribles y están cada vez más cerca de cumplirse. El deber y la responsabilidad con el planeta y la preservación sostenible de sus recursos es de todos.

 

Un buen comienzo es promover en tu organización una cultura ambiental y unas buenas prácticas para el cuidado del planeta. Sé el líder que lleve a tu equipo al lugar donde solos no podrían haber llegado, y verás como con tu ejemplo todos en la organización se suman al cambio.

Si este post te ha sido de utilidad me gustaría que lo compartas en tus redes sociales.

 

Nos vemos en breve!

Talvez te interese leer más sobre:

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *